Los dibujos de vuestra puta infancia

Saludos, queridos gañanes frikis de pacotilla. Os dedico esta entrada con todo mi profundo odio. Hoy en día parece que para tener una conversación divertida hay que recordar los dibujos de nuestra infancia y decir que eran mucho mejores que los de ahora —claro síntoma de vejez, pues generaciones anteriores decían exactamente lo mismo, recordad si no a vuestros padres—. Me apetece destrozar ese tema que tanto enerva mi mente.

A continuación repaso algunas de esas series infantiles de las que tanto se habla en conversaciones de pajilleros frikis o de modernillos con camisetas de Naranjito.

Delfy

He de reconocer que de pequeño me entretuve con este engendro, pero, aun siendo un crio, no dejaba de notar algo raro en lo que estaba viendo. Para empezar la animación era un pufo, pues los personajes SIEMPRE hacían el mismo movimiento cuando hablaban en primer plano. Esto no sólo ocurría en Delfy, en otras series de la misma productora —Los Fruitis, Basket Fever, Silvan— también pasaba. Con la técnica del “siempre me muevo igual en el primer plano”, se ahorraban un dinerillo en costes de realización, pero el acabado era demasiado cutre. A todo esto hay que añadir el que Delfy era un subnormal al acompañaba una especie de rape-sapo homosexual, con patas en vez de aletas, y que ambos siempre resolvían los problemas porque los enemigos eran aún más subnormales que ellos. La realidad es que los auténticos subnormales de la historia son los que todavía se enorgullecen de haber visto esta serie.

Campeones: Oliver y Benji

Típica serie que monologuistas y cómicos frikis utilizan en sus actuaciones para recordarnos los dibujos de nuestra generación. En esas actuaciones repiten una y otra vez todos los tópicos de esta serie con tal de que una masa mongólica se desternille: lo largos que eran los estadios; que mientras pateaban el balón a los jugadores se les pasaba de todo por la cabeza; que si los gemelos piñudos hacían “la catapulta infernal”; los partidos de más de un episodio; que si Mark Lenders era gitano… No voy a entrar en lo flipada que es la serie, pero lo que nunca me resultará verosímil de esta serie, por encima de todo lo antes mencionado, es que en Japón se juegue bien al fútbol cuando son más bien unos paquetes. Nunca tuve nada contra de Campeones, pero la coges manía sólo por escuchar a los flipados que hablan de ella como si fuera una película porno.

Doraemon

He aquí otra de la series que mayor número de debates ha creado entre los pseudofikis, en este caso por su “final”, en el cual se supone que Nobita se despierta de un coma y resulta que todo era un sueño. Lo mejor de todo es que siempre hay algún pipiolo que dice haber visto ese desenlace, pero, como consejo, la próxima vez que se lo escuchéis a alguien, apostarle a que es mentira, pues no es más que otro bulo de Internet puesto que Doraemon no tiene final.

Otra cosa por la que odio esta serie es porque todos los putos otakus la ponen como ejemplo de dibujos que tienen que ver los niños y luego, escupen sobre Tex Avery o Disney, cuando cualquiera de estos está a años luz del gato cósmico. Esto me hace pensar que los Doraemons que venden globos en la Puerta del Sol no son sudamericanos, sino que son otakus que no pueden esperar a otro evento comiquero para disfrazarse de forma cutre.

Power Rangers

No puedo negar que en su momento estuve flipado con los Power Rangers. Tuve muchos juguetes de ellos, incluido el Tigrezord, pero ahora, volviendo a ver trozos de esta serie, no puedo evitar decir que era una puta mierda. No es más que una copia yanqui de series japonesas de robots y lucha cutre. En plena década de los ’90 hacer luchas de robots con tipos disfrazados y escenarios de cartón piedra es muy casposo. Eso estaba bien en las pelis de Godzilla, Gorgo o cualquier monstruo de los de aquella época, pero en tiempos en los que se puede hacer algo de apariencia menos cutre…

En pleno siglo XXI todavía existen flipados que se saben entera la serie —y  películas— y que conservan todo el merchandising de los Power Rangers. Estos personajes se emocionan tanto hablando de la serie que parece como si les hubiese tocado la lotería por su tono, eso sí, jamás se te ocurra decirles que esto no es así, porque entrarías en una disputa en la que acabarías perdiendo simplemente por hacerlos callar. Como curiosidad, a modo de que veáis hasta donde llega el problema de los frikis, os comento que un grupo de power metal español hizo una versión del tema principal, así que ya podéis haceros una idea del aspecto físico del flipado medio de esta serie: de entre unos veinte y treinta años, con camiseta de Blind Guardian, gafas de culo de vaso…

Son tan hooligans como los fans de Star Wars, Star Trek o El señor de los anillos, pero en un escalafón bastante más mierdoso.

David el gnomo

Es imposible no incluirla en la lista, a pesar de que mi opinión sobre ella es muy buena. ¿Por qué la incluyo? Pues por la sencilla razón de que también es muy mencionada. Hay mucha gente que dedica sus horas de borrachera a contar el trauma que les dejó ver el final de esta serie –en este caso al menos es real, no como el de Doraemon– y, ¡leches!, empiezo a creerles, porque de tanto repetirlo parece que tienen alzheimer a costa del impacto que les produjo la muerte del pobre David.

Otra cosa que no puedo evitar mencionar es la puta versión punki que hicieron del tema principal de la serie, con el que todos los pseudoperroflautasfrikeros parecen sentir una especie de excitación similar al que produce la viagra. ¿De verdad es graciosa?

Existen otras series que merecían ser también incluidas en esta lista como: Bola de Dragón, Dragones y mazmorras, Los fruitis, etc., pero que vienen a ser lo mismo que muchas otras de las de arriba. Aun así, os dejo con la única duda  que he tenido sobre el mundo de los dibujos animados: ¿Es Goofy el primer retrasado en la historia de la animación?

Anuncios

Acerca de Rubén Íñiguez Pérez

Soy nada y muchas cosas a la vez: coordinador del festival de cine La Mano, colaborador en SpanishFear.com y un imán para los tipos raros. Adicto a vídeos estúpidos de Youtube.
Esta entrada fue publicada en Cine, cortometrajes y series, Mierdeo, TV y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los dibujos de vuestra puta infancia

  1. Pues “Doraemon” era bien bonita.

    Cuanta ira hay en tus palabras XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s