Meme, diez mitos del cine que no soporto

No soy muy de seguir los memes -no entiendo muy bien que significa esta palabra- y las listas en general, pero al ver que el bueno de mi amigo Carlitos Rodríguez, del blog Que grande es el cine, ha hecho su selección de diez películas que no soporta, me he motivado a poner yo otras diez más un bonus track que he decido incluir. Es una putada que solo sean diez, porque me dan ganas de poner más de cien. El orden de la películas es aleatorio, las he puesto según me venían a la mente, así que no sabría cuál me resulta más insoportable. Algunas no es que no las soporte, simplemente creo que no son para tanto.

1. Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore, 1988)

Que si es “un viaje a lo hermoso del cine” o “un regreso nostálgico a los cines de pueblo” y miles de porquerías más sobre lo maravillosamente entrañable que es nos hacen caer en su visionado. La película no está mal, pero es otro tostón rural de tono dulzón y sensiblero que desde que empieza sabes cómo va a terminar. Nada nuevo en el horizonte.

2. Annie Hall (Woody Allen, 1977)

Sin parecerme un genio, Allen nunca me deja indiferente con su cine. Sus trabajos que más suelen interesarme son aquellos trabajos alejados de sus pedanteos cosmopolitas neoyorquinos. Annie Hall entra en esa categoría que me disgusta, donde impera el humor pedante, que no inteligente, o cultureta. No sé vosotros, pero un judío neurótico que hace continuas referencias a Freud para ligarse a una tía que ni en sueños podría tirarse, pues no resulta ser mi tipo de humor. Me parece tan inteligente como cuando en Aída hacen referencia a Maquiavelo, Unamuno o Pasolini para buscar un tipo de espectador que no sean chonis.

3. La obra de Christopher Nolan

Actualmente, su nombre produce un mayor número de eyaculaciones que Briana Banks, Jenna Jameson y María Lapiedra juntas. Esto lo demuestra El caballero oscuro, pues pocos filmes han recibido el título de “mejor película de la historia” a los minutos de ser estrenados. En esto quizá tenga que ver más la muerte de Heath Ledger -la gente le recordará por Joker, yo por la escena de la enculada en Brokeback mountain- que Nolan. No obstante, no hay que olvidar que este director tiene en su filmografía varios trabajos que, bajo el criterio de mucho flipado, le han convertido en genio cinematográfico. Memento, por ejemplo, se diga lo que se diga, no deja de ser un telefilme narrado al revés, y con escenas en blanco y negro para que parezca más molón -esta película lidera mi lista personal de “pelis que más me han hecho dormir”, lo ha conseguido tres veces-. Batman Begins tuvo buena acogida debido sobre todo por lo espantosas que fueron las entregas del superhéroe dirigidas por Joel Schumacher -no eran difíciles de superar-, pero me resulta aburridita en más de un momento. Su continuación, la antes mencionada El caballero oscuro, está bastante mejor -la puesta en escena me parece impresionante-, aunque los calificativos que tuvo son muestra de que la gente apenas ha visto cine. Es gracioso leer de ella cosas como “poesía hecha cine”. Me encanta esa frase, como si toda la poesía fuese bonita y buena. El truco final es sin duda su mejor película. No tengo nada que objetarla. La gota que colma el vaso es Origen, un bodrio de casi tres horas que muchos defienden como “un filme de los que te hacen pensar”. Pues si para pensar necesitan de una película que no hace más que justificarse continuamente y tomar al espectador por tonto…

4. El resplandor (Stanley Kubrick, 1980)

No es una película que odie, de hecho me gusta, pero hay una razón para ser incluida. Como buen seguidor del cine de terror, en más de una ocasión he escuchado soltar a quienes desprestigian este género que se trata de la única película de terror respetable. Esta tontería quizá se deba a que Stanley Kubrick la dirigió. Declarándome seguidor de  Kubrick, no quito que si en vez de películas esta lista hubiera sido de directores, seguro que lo habría incluido, no por las pajas de los cinéfilos de postín, sino porque es el director más fácil de citar cuando se habla de cine y se quiere quedar bien. Es como hablar de literatura y citar a Paul Auster. De hecho, por mucho que se diga, este filme es técnicamente perfecto, pero la historia me parece de lo más sosita.

5. La red social (David Fincher, 2010)

Otro director que nada entre esperma de flipados. Es innegable que tiene muy grandes títulos en su haber, pero este no es precisamente uno de ellos. De hecho la formula “Fincher+Historia sobre Facebook” funciona perfecta para que la película sea aplaudida y tratada como si de una obra maestra se tratase, cuando roza un estilo muy telefilmero. Una película más de juicios que en unos años, cuando pase la moda de Facebook, a nadie le interesará.

6. Amelie (Jean-Pierre Jeunet, 2001)

Esta puede que sea por criterio, ya que admito que no soy muy dado a las cursiladas dulzonas. Pero hay cosas azucaradas que me gustan y esta me parece una solemne tontería. ¿Alguien puede explicarme que tiene de especial? Tal vez no pille el concepto “enanos de jardín recorriendo el mundo” o “colecciono fotos abandonadas en fotomatones”.

7. Al final de la escapada (Jean-Luc Godard, 1960)

Es una película de innegable calidad e influencia posterior. Un clásico. Sin embargo, eso no quita que tenga la sensación de estar viendo algo forzosamente alargado. La eterna secuencia de ambos en la habitación, sin desagradar, no me dice nada y, tras el final, tengo la sensación de no ver algo que se salga de la norma, caso contrario a otros títulos de la nouvelle vague.

8. Requiem por un sueño (Darren Aronofsky, 2000)

A tanta gente he oído decir que es su película favorita que con muchas ganas la vi a pesar de que el anterior trabajo de su director, Pi, fe en el caos, me pareció un producto soporífero. Al verla no tuve otra sensación que la de estar viendo algo muy normalito, en la que destaca una acertada banda sonora y la mítica Jennifer Connelly. Otra cinta más sobre acabados que terminan muy mal. En defensa de Aronofsky diré que sus dos últimas películas me han gustado.

9. Martín (Hache) (Adolfo Aristarain, 1997)

No tendría problema en volver a ver cualquiera de las películas que he incluido en la lista, de hecho, es posible que las mirara con otros ojos pasado un tiempo. Con Martín (Hache) no. Puedo comprender que el resto de películas de la lista tenga algo que enamore al espectador, en esta no. Un sucesión de diálogos que no lleva a nada solo puede calificarse de una manera: coñazo. Por mucho que traten temas profundos, son sólo cuatro pringados soltando parrafadas filosóficas -filosofía de la barata además- y poniéndose de coca, nada más.

10. Slumdog Millonaire (Danny Boyle, 2008)

No está mal para pasar el rato. Esta Ciudad de dios india con cucharones de azúcar entretiene, pero tiene elementos que la elevan a fantasía más que a realidad, como eso de que el protagonista tenga siempre una situación para cada pregunta de un concurso bastante difícil. Demasiado inverosímil para mi gusto. Aparte de que me cuesta recordar a su director por esta película y no por 28 días después o Trainspotting, bastante superiores.

Bonustrack: Los Goonies (Richard Donner, 1985)

Probablemente el colectivo de reivindicación de la década de los ochenta me crucifique por esto. ¡Pero coño! ¡Qué cojones es eso de “la peli de mi infancia”! -sobre todo los de mi generación o más jóvenes-. Lo digo porque nací justo el año del estreno y no la vi hace poco por primera vez. Que guste es una cosa, pero la películas de nuestra infancia son otras y lo saben. Lejos de si me parece cojonuda, que no, estamos ante el filme que lidera la reivindicación de miles de flipados que sienten nostalgia por una época cutre que nunca vivieron, porque la suya fue aún más rancia. Básicamente, la añado por lo que representa, Los Goonies es divertida.

Anuncios

Acerca de Rubén Íñiguez Pérez

Soy nada y muchas cosas a la vez: coordinador del festival de cine La Mano, colaborador en SpanishFear.com y un imán para los tipos raros. Adicto a vídeos estúpidos de Youtube.
Esta entrada fue publicada en Cine, cortometrajes y series, Mierdeo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Meme, diez mitos del cine que no soporto

  1. Charlie dijo:

    Jajajajaja, me mola. A ver, por película:

    Cinema Paradiso: No la he visto. A mi me pinta que estará bien, pero con las cosas que dices. Ya te comentaré cuando la vea.

    Annie Hall: A mi me gusta, y las películas del judío este en general también, pero entiendo perfectamente lo que dices.

    La obra de Christopher Nolan: Maravilloso. No hay nada más que añadir.

    El resplandor: A mi si que me gusta, pero bien es cierto eso de que hay mucho motivado que dice que es la única película buena de terror o la mejor y bla bla bla, pero luego por ejemplo de películas de Stephen King (ya no digo de terror en general) han visto las que han visto todos, esta, “Cadena perpetua” y “La milla verde”. Lo que si es cierto es que la película tiene algunos fallos ya en el montaje, que escapan al tema de que Kubrick lo quiso así.

    La red social: No la he visto, pero cuando supe que preparaban esta película yo flipé.

    Amélie: A mi me gustó. En su día me negaba a verla, pero luego la vi, y no me pareció tan horrible. Debería bajarle esa nota de todos modos, puesto que la única vez que la vi fue hace 6 años, y todavía no me ha llamado para verla de nuevo.

    Al final de la escapada: Jajajaja, ya lo dije en el mío.

    Réquiem por un sueño: Sin haberla visto, si es del rollo “Pi”, mal vamos. En fin, que para película de drogadictos en condiciones ya tenemos la de las aventuras de Paco y Urko.

    Martín (Hache): No la he visto, pero os gusta tan poco que ya me pica la curiosidad.

    Slumdog Millionaire: A mi esta si que me gustó. Lo de que el protagonista para cada respuesta se acordase de algo de su vida es poco creíble, pero bueno, es una película. No me pareció una obra maestra, pero si me gustó.

    Los Goonies: Es una película que me gusta la hostia, pero si que es cierto que de todas las míticas de los 80 es la que mayor número de pajas genera. De todos modos, merece cierta reivindicación aunque sólo sea por parte de algunos individuos, debido a que una de sus escenas provocó que el subconsciente de cierto director cántabro le llevase a realizar una de las mejores escenas de su obra maestra.

  2. lasaga dijo:

    Posiblemente, la mejor entrada de este blog, muy currada la lista, original, inusual y descojone en las justificaciones. Muchas (además ya clásicas) no las he visto pero tengo ganas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s