Maleducados

¡Qué tiempos aquellos! Recuerdo cuando iba al cine y, con un poco mala suerte, me tocaba el grupo de adolescentes de turno dando la tabarra. Aquellos jovencitos -que se metían en las salas porque no tenían otra cosa que hacer- impedían con sus ruidos que el resto de los asistentes disfrutáramos de la proyección, pero, al menos, con un grito que se les diera, dejaban de incordiar. Hoy la cosa es muy distinta, pues pululan por salas en las que se reponen viejos filmes -de los que un servidor, por edad, no pudo disfrutar en pantalla grande- auténticos borregos que asisten sólo para que los demás oigamos sus memeces y chistes sin gracia. Esas sesiones se convierten en concursos en los que sus participantes compiten por ver quién es más gilipollas y maleducado. Está claro que si nadie dice nada pues adelante con el juego, sin embargo, quienes piden silencio suelen ser mal contestados. ¿No sabe el gamberro que esa persona ha pagado la misma entrada que él? ¿Tampoco que eso le da derecho a ver la película tanto como a él? ¿Acaso el gamberro no sabe aquello de que el derecho de uno termina en cuanto se irrumpe en el de los demás?

Puedo entender el que algunas salas y organizadores de estas sesiones promocionen este tipo de comportamientos entre los asistentes -sobre todo cuando se proyectan películas de serie B-, sin embargo, esta actitud está llegando a lugares en los que no pega un público así, como en la Filmoteca por ejemplo. No quiero culpar de esto a quienes organizan eventos de este tipo -y que siga habiendo más- ni a nadie en particular, pero no puedo evitar pensar en que, con el tiempo, una sala de cine no se diferenciará mucho de un mercado de barrio y, como cinéfilo -y mucho más que esos frikis de pacotilla que presumen de serlo-, es algo que me preocupa.

Esto no sólo sucede en cines. Gritones de este tipo los he visto también en museos y bibliotecas, aunque con otro perfil distinto de gamberro. ¿Es esa la defensa que hacemos de la cultura y la educación? Creo que ya tenemos bello púbico suficiente como para darnos cuenta de lo que se debe hacer según la situación.

Anuncios

Acerca de Rubén Íñiguez Pérez

Soy nada y muchas cosas a la vez: coordinador del festival de cine La Mano, colaborador en SpanishFear.com y un imán para los tipos raros. Adicto a vídeos estúpidos de Youtube.
Esta entrada fue publicada en Cine, cortometrajes y series y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s