¿Qué leer? (1)

Inicio con esta una serie de entradas en las que reseñaré brevemente cinco libros que haya leído y me apetezca recomendar. No pongo una fecha para cada entrega, redactaré siempre que tenga cinco obras en la mente, pasen dos semanas o siete meses. Procuraré que sean libros de géneros diferentes: ensayo, novela, crítica, cine, poesía, relatos, antologías…; aunque si en alguno de estos textos recomiendo tres novelas y ninguna antología, lo siento. También intentaré que sean libros no muy conocidos o, al menos, no caer en reseñar demasiados clásicos. Espero que os gusten.

Antología del microrrelato español (1906-2011) 

La posibilidad de experimentar con el lenguaje para narrar una historia en unas pocas líneas –incluso en una frase, como ocurre con los 140 caracteres de Twitter– es la principal razón por la que el escritor actual se siente tan atraído por el microrrelato. Es, sin duda, el género literario del momento. Son pequeños cuentos que, por su brevedad, no requieren demasiado tiempo ni en su lectura ni en su creación. Si bien su producción ha aumentado en los últimos años, lo que ha llevado a la estandarización del género y a su popularidad actual, no es precisamente un género nuevo.

Hace dos años, la editorial Cátedra editó el libro Antología del microrrelato español (1906-2011). Se trata de una antología de microrrelatos de más de setenta autores diferentes –entre ellos varios ilustres de nuestra literatura como Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Fernando Arrabal o Juan José Millás– junto a un estudio sobre al género en España. Tanto la selección de textos como el ensayo son de Irene Andrés-Suárez, que es quien ha preparado la edición.

Un libro perfecto para quienes quieren conocer más sobre el microrrelato, pero también lo es para esos momentos en los que uno tiene ganas de lecturas ágiles y no demasiado densas.

Sesión sangrienta de Jason Zinoman

Bajo el título de Sesión sangrienta –Shock Vallue es el original– se esconde un ensayo que respira amor y respeto por el cine de terror. Totalmente libre de pedanterías y de párrafos que citan películas que el autor no ha visto. El libro nos habla de una época en la que el cine de terror no sólo intentaba asustarnos, sino que además quiso romper tabúes. Jason Zinoman, su autor, nos cuenta los inicios de un grupo de cineastas completamente alejados de los cánones de la época que, a finales de la década de los 60 y principios de los 70, revolucionaron el cine de terror. Estos realizadores, con sus diferentes formas de entender el horror, lucharon por cambiar el género y también contra la censura y la moral que existían en aquel tiempo. Nos referimos a la generación de los John Carpenter, Wes Craven, George A. Romero, William Friedkin, Roman Polanski o Brian De Palma, responsables de algunas de las mejores películas de terror jamás filmadas y que sentaron las bases del género. También conviene mencionar la reivindicación de Dan O`Bannon, guionista y cineasta que parece haber quedado en un segundo plano y que, sin embargo, es de una importancia fundamental.

Un libro divertido, del que no apetece desconectar y, para quien esto escribe, uno de los mejores ensayos sobre cine de terror jamás publicados, escrito con el cariño hacia el género que falta en la inmensa mayoría de críticos.

Los millones de Santiago Lorenzo

Los millones es la primera novela de Santiago Lorenzo, autor que abandonó la narración cinematográfica por la escrita, y que Blackie Books acertó en reeditar. Antes de esta, cayó en mis manos su segunda novela, Los huerfanitos -editada también por Blackie Books-, una obra divertida sobre unos hermanos que regentan un teatro y que hizo que buscase como loco Los millones.

He de reconocer mi predilección por su debut, quizá con una historia algo más lineal, pero con una creación de ambientes, sobre todo cutres, magistral, digna de los mejores paisajistas de las letras españolas, como Baroja. La novela se ambienta en un Madrid ochentero, repleto de detalles y referencias de la cultura popular de la época y con un cuidado exquisito del lenguaje y sus variedades y jergas. Tampoco es desdeñable su historia: a uno del GRAPO le toca la primitiva, pero no puede cobrar el premio porque no tiene DNI. Desde el primer momento, el lector enfatiza con el personaje y vive la tragedia, un tanto esperpéntica, de lograr el ansiado premio.

No es solo una novela, Los millones es también una guía de supervivencia en tiempos de crisis. ¿Alguna vez os habéis hecho un colacao con los restos de un bote de chocolate de untar?

 Sentimentales y salvajes de Javier Marías

Son muchos los articulistas que admiro, pero si hay uno en especial, por encima de muchos, ese es Javier Marías. No hay domingo en el que falte a mi cita lectora con su artículo de El país semanal -si bien lo leo a través de su blog-. Casi siempre suelo coincidir con sus opiniones, pero aun no estando con él en un asunto, le respeto por su forma de explicarlo y tratarlo. Sabe incitar al lector para obligarlo a leer hasta la última palabra. No hablemos ya de su uso del lenguaje, no obstante, es uno de los mejores escritores españoles y autor de una gran obra novelística -su nombre siempre aparece en las quinielas de los Nobel-.

Sentimentales y salvajes es una recopilación de artículos que Javier Marías dedicó al fútbol. Para el autor este deporte es “la recuperación semanal de la infancia” y escribir sobre él supone un descanso. Se trata de una serie de textos en los que aparecen recuerdos infantiles, victorias, derrotas, hinchadas, colecciones de cromos…, todas esas decepciones y alegrías que vivimos los futboleros durante noventa minutos. Algo destacable de Marías es la forma es la que describe las virtudes de un futbolista, pues hay muchos que son algo más que simples jugadores.

He dicho que normalmente coincido con Javier Marías en casi todas sus opiniones, también lo hago en el equipo de fútbol. Pero aunque este genio de las letras fuese colchonero o culé -esto último lo fue en las chapas-, seguiría recomendando Sentimentales y salvajes.

La edición que he leído es la de Paul Ingendaay (Alfaguara, 2010), con textos de hasta el años 2010.

Un balón envenenado, antología poética (Luis García Montero y Jesús García Sánchez)

Seguimos con fútbol y literatura. No son pocos los escritores futboleros, entre ellos destacan algunos novelistas ilustres como Albert Camus, Vladimir Nabokov o Javier Marías, antes reseñado. Un balón envenenado reúne poemas dedicados al deporte rey de algunos de los poetas más importantes en lengua española: Gerardo Diego, Gabriel Celaya, Nicanor Parra, Mario Benedetti, o Miguel Hernández, entre otros. Luis García Montero y Jesús García Sánchez se encargan de la selección y de un interesante textos introductorio que nos habla las relaciones entre poesía y fútbol e, incluso, de futbolistas con inquietudes literarias: el caso de Miguel Pardeza.

Si bien son muchos los poemas destacables de esta antología, siento pasión por “Platko” de Rafael Alberti, pieza que el gaditano dedicó a este portero del FC Barcelona y de la que me gustaría tratar en entradas futuras. Lo único doloroso del libro es ver incluido el himno del Atlético de Madrid de Joaquín Sabina, al menos para los que somos madridistas, pero es un mal menor.

Anuncios

Acerca de Rubén Íñiguez Pérez

Soy nada y muchas cosas a la vez: coordinador del festival de cine La Mano, colaborador en SpanishFear.com y un imán para los tipos raros. Adicto a vídeos estúpidos de Youtube.
Esta entrada fue publicada en Literatura, ensayo y cómic y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s